Ayer en el partido disputado en La Florida donde se midieron Audax Italiano y Deportes Antofagasta (0-3 a favor del cuadro nortino) se vivieron varias situaciones extra futbolísticas que no fueron gratas para los hinchas que van con la idea de disfrutar una experiencia grata y tranquila en el estadio, a continuación dejamos un testimonio por lo vivido el día de ayer por uno de los asistentes:

“Como hincha del fútbol decidí asistir al estreno de Audax Italiano en el campeonato 2019. Llegué al estadio Bicentenario de La Florida, estacioné mi auto  en las inmediaciones del recinto. (los pocos estacionamientos que tiene el estadio según se me indicó estaban designados para la prensa).  Un factor que me llamó la atención es que al comprar la entrada no me pidieron un solo dato y supuesta mente por norma cada entrada debe estar asociada a un rut ¿no es así la cosa?. Llego a la zona de acceso donde me solicitan mi carnet de identidad. Me vuelve a asaltar otra duda ¿si no puedo entrar al estadio por alguna restricción el club me devuelve el dinero que pague por la entrada?.

Ya dentro del estadio, algo más curioso aún que es primera vez que me ocurre, al llegar a la galería una persona me pasa un pedazo de cartón y un pedazo de confort. Me dice “tome para que limpie el asiento”. Miro y todo asiento libre estaba sucio con polvo y excremento de paloma. Felizmente guarde el papel y el pedazo de cartón. Pasó de mano en mano para realizar la misma acción.

Comienza el partido con la esperanza de ver un juego entretenido, rápidamente al minuto 10 se cobra un penal para el CDA. Si fue o no penal se lo dejo a los analistas futboleros. Felipe Flores lo transforma en gol. Entre los gritos y la comentarios me doy cuanta que hay un jugador caído. Fue agredido desde la galería de la parcialidad itálica. Pasan dos minutos y se escucha un pitazo del árbitro, acto seguido ante el asombro de todos se suspende el partido. Aún perplejos con la salida hacia camarines del árbitro nadie se mueve de sus asientos y los equipos seguían en cancha. Pasa el tiempo y por los parlantes nos anuncian que la galería sur debía ser desalojada. Como es común nadie se movió y luego de un par de llamados reiterando el desalojo del sector la gente se empezó a mover a las salidas. Entre pifias decido seguir a la mayoría. Me sorprendo al ver que por los pasillos que las FFEE ya estaban ahí. Era necesarios si la gente iba saliendo tranquila.? Felizmente no pasó nada y todo fue en orden. Al salir ya del sector me doy cuenta del “buen funcionamiento” del plan estadio seguro ya que toda la gente pasó de galería sur a sector andes. ¿De qué servía el desalojo si la persona que tiro el proyectil paso a otro sector del estadio.?  Finalmente después de largos minutos de espera se reanuda el partido ( que quizás nunca debió ocurrir) y hasta su termino nada fue fuera de lo común.

Vuelvo a mi vehículo y para finalizar de gran forma mi periplo por La Florida  veo un papel pegado en el parabrisas de mi auto y al revisar la hoja me encuentro con la desagradable sorpresa que era una infracción de tránsito o parte por estar “mal estacionado”. Miro a mi alrededor y todos los autos estaban en la misma situación que el mío. y me asalta la última de tantas dudas que tuve desde que llegué al estadio: ¿es esto justo que nos cursen estas infracciones cuando no hay donde más estacionar?

En resumen, yo fui a disfrutar del fútbol y pasar una noche agradable pero terminé viviendo otra aventuras por decirlos de una forma quedando lamentablemente el partido en un segundo o hasta tercer plano. En fin, esta es mi hermosa experiencia un día domingo en la noche en el estadio.”

 

Agregar un comentario