Bajo un ambiente tenso, se disputó el partido entre Colo Colo y Universidad Católica. Recordemos que este fue el primer partido como local del cuadro popular desde la ya conocida muerte de un hincha en las inmediaciones del estadio.

En la salida al campo de juego, destacó las camisetas que usaron Fuenzalida y Kuscevic en apoyo a Jaime Carreño por la partida de su pequeño hijo y Nicolás Castillo por las complicaciones que ha tenido post operación.

Los primeros minutos fueron intensos, para ambos lados. Por Católica Zapedri y Puch avisaban y en el otro arco Leo Valencia también animaban el partido y daba la idea que sería un encuentro intenso. A los 19 minutos vino la primera manifestación que comenzó en el sector Cordillera del estadio donde se desplegó un lienzo y algunas bengalas, en Arica comenzaron a detonar bombas de ruido y fuegos artificiales. Después de 7 minutos se reanudó el duelo, pero ambas escuadras entraron en un pantano con pocas llegadas y el juego se volvió mas friccionado. Ya en los minutos finales vinieron las emociones nuevamente. Primero avisó Colo Colo con un disparo que dio en el travesaño del arco defendido por Dituro y en la jugada siguiente el equipo franjeado colocó una contra rápida que terminó en un posible penal sobre Puch tras falta de Leo Valencia que Piero Maza revisó en el VAR, pero el juez indicó que el jugador albo (que hoy vistieron de negro) tocó primero el balón generando la primera polémica del partido.

Ya en el segundo tiempo, nos estábamos acomodando en nuestro asiento y Católica recuperó rápidamente un balón que tomó Fuenzalida y este habilitó a Lezcano quien envió un centro preciso a plena área chica y Aued cabeceó venciendo a Cortés. Colo Colo intentaba generar ocasiones tras el gol buscando el empate pero no tenía la claridad necesaria.

El segundo tanto del partido vino gracias a César Pinares quien tomó un balón pasado la mitad de la cancha, se pegó un carrerón y ya en el área popular le pegó cruzado y nuevamente se desataba la felicidad en las huestes cruzadas.

Lo que vino posterior al gol ya fue el caos, a Matías Dituro le lanzaron un celular desde el sector Arica, comenzaron a caer mas proyectiles y hubo una detonación de un fuego artificial que alcanzó lamentablemente a Nicolás Blandi quien terminó con heridas en una de sus piernas por quemaduras. Finalmente tras todo lo descrito el juez central Piero Maza decidió suspender el partido y ahora veremos con el correr de los días que determinación tomará la ANFP.

Fotografías: JPLFotografias

Agregar un comentario