Deportes Iquique, salió a la cancha del Tierra de Campeones con la misión de lograr un histórico triunfo en el remozado estadio, ese triunfo que se les había escurrido de las manos contra Everton en los últimos minutos, el rival, un siempre duro Deportes Antofagasta que venía de caer en recia batalla contra la UC.

Al comienzo, Iquique con tres en el fondo y la referencia en ataque de Álvaro Ramos, además de la llegada de Matías Donoso. Antofagasta algo más resguardado al inicio, busco ganar el mediocampo a través de la labor de Freitas, Ariel Uribe y Salvador Cordero, apareciendo como único referente de área Tobías Figueroa, al que se le sumaba en proyección Eduard Bello. Iquique hizo notar su ímpetu por ganar y la sed de revancha de varios de sus elementos, algunos rescatados de la aparatosa U de Chile 2019, y un Matías Donoso que venía de la frustración con Temuco en la liguilla, pero a las ganas de la escuadra del Pillo Vera le faltó claridad en los últimos metros, algo que por poco no destrabó Alejandro Contreras a los 22′ en un mano a mano notablemente conjurado por el emblemático Fernando Hurtado.

A la media hora, la visita sufrió la prematura salida por lesión de Cristian Rojas que debió ser reemplazado por Michael Lepe. a los 33′ Tobías Figueroa cabeceó a las manos del “Zanahoria” Pérez, pero eso solo fue un aviso de lo que pasaría un par de minutos después. En un centro llovido, Schultz derribó a Collao, José Cabero ni trepido en cobrar la pena máxima que el mismo Figueroa convertiría en gol a pesar del postrer manotazo de Pérez, Antofagasta aprovecho su momento. Esos últimos 15 minutos del primer tiempo, que confirmó con el notable cabezazo de Eduard Bello tras centro de Ariel Uribe que abrochó una contra notable, dejando el marcador 2-0 en favor de los pumas.

Antofagasta se iba al descanso con una ventaja signada por la efectividad ante un cuadro local que dominaba la posesión y los pases. Para el segundo tiempo, Jaime Vera apostó por la experiencia y habilidad de Lorenzetti y Ricardo Blanco, para revertir el destino, pero las cartas estaban echadas, a los 54′ un alarde individual de Ariel Uribe por la banda derecha terminó en un tiro cruzado bajo de Salvador Cordero, el tercero, que fue el golpe de nocaut, a pesar del posterior mano a mano de Donoso en donde Hurtado volvió a lucirse.

Luego de eso, Antofagasta administró el resultado y la desesperación del rival acrecentada por los oles que caían desde la numerosa hinchada visitante, los últimos minutos estuvieron prácticamente demás, Antofagasta se sabía triunfador e Iquique ya estaba resignado, el hielo solo lo rompió la estoica hinchada celeste cantando a voz en coro el himno de la ciudad, fieles a su tradición y leales a su camiseta, el cabezazo con que Figueroa marcaría el cuarto en los descuentos, significaría el broche de oro para los Pumas y de lata para los Iquiqueños, que miran con cada vez más angustia la tabla del descenso y para más complicar más su ya difícil inicio de torneo, la próxima semana visitan San Carlos de Apoquindo…

By admin

Agregar un comentario