En el año 2011, nació el ya archiconocido departamento, dependiente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública conocido como “Estadio Seguro” bajo la Ley 19327. La idea de esta ley era subir los estándares de seguridad en el estadio, poder tener un control sobre los asistentes a los partidos y a la vez ejercer derecho de admisión contra aquellos mal llamados hinchas con algún prontuario policial o mal comportamiento en los estadios, esto con la idea de hacer volver o acercar a las familias al estadio, lamentablemente esto último no se ha conseguido del todo junto con mencionar que los derechos de admisión se han implementado de mala forma. Esto ha afectado a mucha gente que, si bien es hincha de un club, también es amante del fútbol y gusta de ir a ver otros encuentros, el hecho de ser abonado los limita de poder asistir a otros partidos pues su Rut se encuentra bloqueado para comprar entradas (en algunos casos)

A continuación dejamos 2 casos verídicos que nos muestran lo antes comentado:

Caso 1: En lo personal, yo soy abonado vigente del club de mis amores (Universidad Católica) y para acceder al estadio de mi equipo nunca he tenido problemas de ningún tipo obviamente, sumado que jamás he estado envuelto en riñas, no he sido partícipe de desmanes ni nada que se le parezca, de echo he llevado a mi hija de 10 años a varios partidos y creo que debemos dar el ejemplo en mejorar todo esto que menciono. Pero lamentablemente gracias a “Estadio Seguro” me ha tocado vivir lo distinto en otros lados, yo como comenté soy hincha de un club, pero me gusta mucho ver a otros equipos y en el pasado lo podía hacer, pero en los 2 últimos años me ha tocado la lamentable situación de no poder comprar entradas en otros estadios por el simple hecho de ser abonado de la católica. Lo típico que me sucede al querer comprar otras entradas, ingreso mi Rut y se me indica que no puedo comprar entrada porque tengo restricción (me ha pasado en Santiago y en la quinta región) y ahí he visto como la famosa “ley 19327” me excluye de poder disfrutar de algo que me gusta tanto como el fútbol. Entiendo y acepto que, si fuera un delincuente o que anteriormente haya incurrido en actos de violencia en un estadio, me nieguen el acceso, pues se justifica, de alguna forma, pero no es así, soy una persona normal que quiere ver otros partidos en el estadio, pero no puedo, lo cual en lo personal me molesta de sobremanera porque si la idea es que los hinchas del fútbol y las familias vuelvan a los estadios claramente acá no se cumple, hasta a mi hija le han negado el acceso a comprar entradas por su rut. En lo personal siempre he pensado que todas estas medidas son más para que no vayamos al estadio, nos quedemos en la casa y veamos todo por el canal que da los partidos ya que no me hace lógica todo esto.

 

Caso 2: Situación similar a la ya mencionada, fue la que le pasó a otra persona que entrevistamos, ellos gustan del fútbol pero no van a la cancha por lo que pueda ocurrir con las barras bravas, tuvieron la suerte que se jugara la final de copa Chile entre Audax Italiano y Palestino, equipos familiares donde se podía ir tranquilamente, decidieron ir a ambos encuentros, ver uno en cada barra, compraron sus entradas para La Florida sin ningún problema y disfrutaron del encuentro en la barra itálica, el problema vino en el partido de vuelta. Ocurrió que quisieron comprar en la barra de Palestino pero el Rut se encontraba bloqueado por haber visto el partido anterior en la barra de Audax por lo que sólo pudieron comprar entradas en las ubicaciones visitantes.

 

¿Será “Estadio Seguro” la verdadera solución a los problemas en el estadio? ¿Hay real interés en solucionar los problemas de la gente o importa más contraten el canal Premium y lo vean desde la casa?

Esperemos que esto cambie en algún momento pues siguen pasando generaciones y se ve cada vez más lejana las jornadas dobles que tanto hablaban nuestros abuelos y que “Estadio Seguro” finalmente cumpla su función tal como fue planificada para que vuelvan las familias a los estadios sino la delincuencia será quien gane esta batalla lamentablemente.

Agregar un comentario