Marco Olea, ex jugador de Universidad de Chile, O’higgins entre otros, concedió una entrevista a “As.com”. “El caballero del gol” abordó la situación que viven los jugadores de Deportes Temuco ante la opción que tomó el club de acogerse a la “Ley de Protección del Empleo”. El artillero nacido en Temuco tuvo palabras para Marcelo Salas (Presidente del Pije):

“Tengo dos visiones al respecto, pero sin duda que me coloco en el lado de los futbolistas. Para mí es inconcebible que un club que tiene como base a una figura tan histórica del fútbol tome una resolución así, cortarles el contrato y hasta no respetarles los entrenamientos por internet. Eso no lo encuentro razonable, partiendo de la base de que uno nombra a Temuco y detrás está Marcelo. Está detrás, es la cabeza”.

¿Cambia tu opinión sobre Marcelo Salas esta situación?

“Yo creo que ahora él está en otra posición. Uno nunca cambia en la forma de ser si tienes bases sólidas, si los papás te dieron u soporte de educación sólido, nunca vas a cambar como persona. Yo creo que él se está asesorando mal. Esta habla mal del club, no de Marcelo en todo lo que se está haciendo. A lo mejor, él no está de acuerdo, pero hay gente que está trabajando con él y le está diciendo que hay que hacer eso”.

¿Esperabas que el Club y Salas tomaran otra medida?

“Obvio que esperaba un accionar distinto. Tengo gente conocida en el club, su papá (Rosemberg Salas), a Claudia, la hermana de Marcelo. Al principio no entendía lo de ellos, siempre estuvieron ligado al futbolista por el caso de Marcelo. Cuando estuve en Universidad de Chile, el papá de Marcelo era muy amigo de los futbolistas. Saben lo que sienten los futbolistas y que personas que están en la cabeza del club hayan tomado una decisión así, no lo concibo”.

¿Cómo crees que se tendría que haber manejado la situación?

“Mira, los futbolistas somos bien humanos y sabemos por lo que estamos pasando. Encuentro que se debió haber llegado a un acuerdo. No puedes dejar a los jugadores botados, más encima no les respetaron las dos semanas en que estuvieron trabajando en su casas. No es lo mismo entrenar en un espacio de dos por dos metros, perdieron todo lo que había logrado en meses de entrenamiento. Más encima que te corten un contrato y lo que hiciste en tu hogar… no sé, no lo entiendo”.

Agregar un comentario