Si miramos la tabla anual, el cuadro azul debería estar tranquilo, es más, debería estar soñando con pelear cupos internacionales, incluso el partido pendiente (ante Coquimbo Unido) que tiene, podría dejarlo en zona de Copa Libertadores.

El problema para los dirigidos por Dudamel está en la tabla ponderada, es sabido que el campeonato 2019 no fue bueno para el conjunto estudiantil y lo está pagando en este torneo. Hoy tienen poco margen ya que solo están superando a Universidad de Concepción y Deportes Iquique en la ponderada.

Si hacemos el cálculo, en la tabla ponderada, la U está 13 puntos sobre los dragones, por lo que es casi imposible que el conjunto del norte los alcance, sobre la U de Concepción tienen una ventaja de 8 puntos y al conjunto del sur le quedan 9 por jugar por lo que tampoco es tan descabellado pensar que el campanil no los podría alcanzar.

Explicado lo anterior, no debería existir inconveniente para los azules, pero el reglamento los complica, si Iquique sale último de la tabla anual (situación actual tras el triunfo de Coquimbo ante la Unión anoche), arrastraría al campanil al último lugar de la tabla ponderada y estos a la U al cupo para definir al tercer descendido.

La mejor chance para zafar de este conflicto para los azules, es superar a algún equipo en la tabla ponderada y la diferencia no se ve tan lejana, está a 5 de Curicó Unido, a 10 de Coquimbo Unido y a 9 de Everton, el problema para los azules es que no logran ganar y ahora se suman problemas en la interna del cuadro laico.

Agregar un comentario